Saltar al contenido

Urano, dios del cielo y el primero en el Universo

urano dios del cielo

El dios Urano es recordado como dueño del cielo en la mitología griega. Se le considera una de las principales deidades a la par de Gaia debido a que fueron los primeros en existir en el universo. Ambos son los ancestros de, al menos, los 12 dioses principales.

Urano en la mitología griega tiene un gran protagonismo. No obstante, no se sabe demasiado acerca del culto que se le rendía. De hecho, se señala que no había ningún culto específico para él. 

Sin embargo, cabe resaltar que a él se le atribuyen muchos mitos y leyendas conocidos en la historia de la mitología griega. Conozcamos un poco más acerca de él.

Urano, dios del cielo

Urano, dios del cielo, forma parte de la mitología griega como aquel que junto a Gaia, la Tierra, concibió a los Titanes: Crio, Ceo, Hiperion, Japeto, Oceano y Cronos. Desde su comienzo su historia es bastante peculiar.

Pocos datos se tienen del nacimiento de Urano. Hay quienes dicen que fue producto de Gaia y Aether, es decir, el espacio entre la tierra y el cielo. Pero también se señala que vino de parte de la tierra, la cual lo concibió por su propia cuenta. Lo que después lo sitúa en la historia como padre y hermano de otros de sus hijos, los titanes. 

Además, también se le asocia con el nacimiento de los cíclopes Arges, Brontes y Estéropes, quienes tenían un solo ojo pero cincuenta cabezas y cien brazos. 

El dios Urano en la mitología griega

El dios griego Urano forma parte de todo tipo de mitos y leyendas a parte de la creación de los titanes y cíclopes. Por ejemplo, uno de los más anecdóticos es la castración que sufrió por parte de Cronos. 

Cuenta la Teogonía de Hesíodo que Urano estaba reteniendo a los titanes en el seno de la Tierra cuando estaban a punto de nacer. Esto hizo que Gaia quisiese cobrar venganza. La primera de tantas. 

Como respuesta a la acción de Urano decidió tallar una hoz de pedernal y pedirles a sus hijos que castrara a su propio padre. El único dispuesto fue Cronos. 

urano y gaia

De la sangre que salpicó, Gaia creó a los Gigantes, a las Erinias y a las Melias. Luego, cuando los genitales tocaron la espuma del mar, de este surgió una hermosa mujer desnuda a la que nombraron Afrodita

La profecía de Urano

El dios Urano no era un titán, pero sí pronosticó una de las leyendas más importantes de la mitología griega.  En el momento en el que Cronos le derrotó, anticipó que este último caería por uno de sus propios hijos.

Por temor a que se cumpliera la predicción de su propio padre, Cronos empezó a devorar toda la descendencia que tenía con Rea, su hermana. No obstante, Urano y Gaia le ayudaron para salvar al último de su procedencia, Zeus, quien se convertiría en el rey de los dioses y tendría multitud de hijos; entre ellos, las diosas Atenea y Artemisa.

Una vez liberados todos, dio comienzo la Guerra de Titanes, de la cuales saldrían victoriosos Zeus, Hades y Poseidón, que se repartirían el mundo.

¿Qué sucedió con la hoz de Urano?

El primer poeta que se atrevió a ubicar la hoz que atentó contra Urano fue el alejandrino Calímaco, quien contó que la herramienta había sido enterrada ensangrentada en la entonces llamada Zancle, hoy conocida como Mesina (Sicilia). 

No obstante, el viajero Pausanías reveló que la hoz cayó al mar muy cerca de un cabo en Bolina, costa de Acaya. Por su parte, el historiador Timeo reseñó que la herramienta había caído en Córcira. De todos, esta es la versión que más cobró fervor entre los habitantes.

Se cuenta que los legendarios feacios habían sido visitados por Odiseo cerca del año 500 a.C. después de que la población surgiera de la misma sangre que restó de la hoz de Urano. 

dios urano

Esposa de Urano

El dios Urano tuvo como esposa a su propia madre, Gaia. Con ella tuvo a cada uno de los que se reconoce como su descendencia.

De los hijos de Urano se conocen a los Cíclopes: Arges, Brontes, Estéropes, Hecatónquiros, Briareo, Coto y Giges; a los Titanes: Ceo, Crío, Crono, Hiperión, Jápeto y Océano; de las Titánides a Febe, Mnemósine, Rea, Tea, Temis y Tetis; de las Erinias están Alecto, Megera, Tisífone, además de los Gigantes y las Melias.

No obstante, a partir de su castración, junto a las Erinias y Afrodita Urania, otra reconocida hija de Urano es Lisa. 

Lisa, la otra hija de Urano

Afrodita no fue la única hija del dios Urano. Lisa también es recordada en la historia helena como una de las diosas griegas que respondía a una particular representación, la de la locura

También conocida como los atenientes como Lita, esta figura es recordada por ser la ira frenética, la furia, e incluso la rabia producida en los animales. 

Su origen se centra en la unión de Nix, la noche, con parte de la sangre que derramó tras su castración. No obstante, hay quienes también aseguran que Lisa es en realidad hija de Éter, el espacio entre el cielo y la Tierra con Gaia. 

En cuanto al aspecto de Lisa, Eurípides señaló que contaba con serpientes en la cabeza y ojos que destallaban la misma furia que representaba. Aunque su participación es menor, esta es una deidad que cuenta con sus propios mitos.

Una vez, Hera, esposa de Zeus, en medio de un episodio de rabia, le ordenó a Lisa que volviese loco a uno de sus grandes enemigos, llamado Heracles. Para esto, Lisa intentó convencer a la mensajera Iris de tomar su lugar y cumplir con la misiva, pero al negarse, de igual manera se introdujo en ella y luego pasó al cuerpo del héroe para incitarle a asesinar a su esposa e hijos.