Hades, dios del inframundo

En realidad, Hades es de los jefazos de la mitología griega. De hecho le llaman también el Zeus subterráneo. No se le incluye en el Olimpo porque se pasa la vida en el inframundo. Es de los dioses griegos más carismáticos por eso de ser Dios del infierno y llevar a su lado a un perraco de tres cabezas, Can Cerbero, que aguarda en las puertas del infierno.

FICHA DIVINA

Nombre:
Hades

Cargo:
Dios del inframundo

Símbolos:
Cerbero, narciso, ciprés, Casco de Hades

Pareja:
Perséfone

Dios romano:
Plutón

Hades es hermano de Zeus, estuvo presente en la Guerra de los Titanes por la que consiguieron el poder en la tierra y se instalaron en el Olimpo. Cuando se repartieron el pastel, se quedó con el Infierno, donde reinó sobre las almas de los muertos. En realidad, es un dios lúgubre y siniestro, pero para nada malvado. No tiene nada que ver con el infierno cristiano. La idea del infierno que tiene el cristianismo sí que tiene cierta similitud con el tártaro griego, una parte sombría del inframundo que se utiliza como mazmorra para infringir tormento y sufrimiento.

EL RAPTO DE PERSÉFONE
El mito más importante y famoso que tiene que ver con el dios del infierno es el rapto de Perséfone, hija de Demeter, diosa de las cosechas y la fertilidad. La raptó cuando se encontraba recogiendo flores, llevándosela al inframundo. Demeter entristeció tanto que acabó con la fertilidad en todo el mundo.

Zeus tuvo que intervenir y al final la cosa quedó en que Perséfone pasaría la mitad del año en el cielo y la otra mitad en el inframundo. De ahí que, cuando Perséfone está con Hades, Demeter entristece y llega el invierno a la tierra.

Hades es un dios taciturno y lúgubre pero no es un dios malo. El infierno no se representa como en el cristianismo.

Share This