Apolo, dios del sol

Apolo tiene un currículum extensísimo, no le faltan títulos: dios del sol, la luz, la música, la poesía, el arte, de las profecías y la adivinación, del tiro con arco, de las plagas, la medicina, y el conocimiento. Algunos de estos reconocimientos se le asignan a otros dioses griegos, dependiendo de quien escriba la historia. Es hijo de Zeus y el titán Leto. La diosa de la caza, Artemisa, es su hermana gemela.

FICHA DIVINA

Nombre:
Apolo

Cargo:
Dios del sol, la luz, la música

Símbolos:
Lira (o cítara), laurel, arco y flecha, palmera, espada

Hermana gemela:
Artemisa

Dios romano:
Apolo (conserva el mismo nombre)

APOLO, LA MÚSICA, EL ARTE Y LAS MUSAS

El dios del arte fue el líder de las Musas, tenía incluso su propio coro. En las muchas fiestas que se celebraban en el Olimpo, acompañaba a las musas con la lira, un instrumento que al parecer le regaló el dios Hermes. Por csas como esta se le asigna el papel de dios de la música y la lírica.

En la Guerra de Troya, fue Apolo quien ayudó a París a matar a Aquiles dirigiendo la flecha hacia su talón

APOLO, ¿DIOS DE LA BELLEZA?

El bueno de Apolo suele ser representado como un kurós, es decir, un guaperas joven, imberbe y atlético. Además es dios de muchas cosas luminosas y armoniosas. Para colmo sus padres estaban muy orgullosos de su gracia. Todo esto hace que se le vincule con la belleza pero ésta tiene más relación con la armonía. Realmente la diosa de la belleza es Afrodita.

APOLO FEBO, MÉDICO Y ADIVINO

Al dios del sol se le denomina también Febo, que viene a significar brillante, iluminación o resplandor. Este apodo le viene de su abuela, la titánide Febe (en inglés Phoebe, sí como Phoebe Buffay, la protagonista de Friends). Estos términos tienen también que ver con la iluminación espiritual. El dios de la curación y la profecía. Curiosamente un adivino, el que veía cosas, el profético, era también el sanador, el médico.

EL MITO DE CASANDRA Y OTRAS SALIDAS DE TONO DEL DIOS DEL SOL

Como todos los dioses, prácticamente sin excepción, Apolo tenía sus momentos de ira, sus salidas de tono, su lado salvaje de la vida. En la Ilíada de Homero, cuenta que desempeñó un papel importante en la Guerra de Troya. Infectó con una plaga al campamento griego que asediaba Troya. Y fue él quien ayudó a París a matar a Aquiles dirigiendo la flecha hacia su famoso talón.
También tuvo sus desencuentros amorosos, no iba a ser siempre tan querido y venerado. La sacerdotisa Casandra rechazó Apolo después de que éste le diera el don de la profecía. Como todos los dioses ofendidos, le impuso un castigo ejemplar, nadie creería ninguna de sus profecías.

Share This