Saltar al contenido

Hera, ¿celosa o diosa de un pueblo matriarcal?

hera

Hera es una de las deidades más antiguas de Grecia, su imagen fue venerada incluso antes que la de su esposo Zeus. Según la mitología griega, Hera es hija de Rea y Cronos y hermana de su esposo Zeus y de otros olímpicos como Poseidón y Deméter.

A menudo es representada junto a un pavo real, fruto de uno de los muchos mitos que hablan de sus celos.

Sin embargo, en fuentes más antiguas no se representa a Hera como a una deidad vengativa con las amantes de su esposo, sino que la representan con una fuerza casi igual que la de este y diosa primordial de pueblos matriarcales anteriores a la Antigüedad griega.

Estos mitos en torno a sus celos pudieron aparecer más tarde con el objetivo de llevarla a un segundo plano y presentar su figura como dependiente de las historias de su marido, el padre de los dioses y figura principal del Panteón Olímpico.

Hera como diosa vengativa y celosa del Olimpo

La diosa Hera tenía la particularidad de ser de naturaleza celosa, vengativa y violenta fundamentalmente frente a las amantes y la descendencia que originaba Zeus mediante sus relaciones extramatrimoniales.

También podía demostrar esta fiereza contra los mortales con los que se cruzara, siendo el caso de Pelias y Paris quienes la ofendieron por seleccionar a Afrodita como la diosa más hermosa, generando el odio eterno hacia ellos.

A ella como rito de veneración le sacrifican la vaca y posteriormente el pavo real; así mismo, en el plano familiar era hija tanto de Rea como de Cronos.

¿Qué símbolos caracterizaban a Hera?

La representación de Hera se basaba principalmente por medio del trono y la corona. A menudo también porta en su mano una granada, símbolo de la muerte.

Por último, si no se la representaba como una granada, en su lugar podía mostrar una cápsula narcótica de amapola.

Para el investigador Walter Burkert, en su libro “Religión Griega” expresa que existen registros antiguos sin la presencia de iconos, como fue el caso de una columna de Argos y una tabla en Samos.  

Asimismo, en la imaginería de la Antigua Grecia se podía vislumbrar la carreta de Hera que era tirada por pavos reales, unos pájaros completamente desconocidos para los griegos antes de producirse el periodo de conquistas ejercido por Alejandro Magno, y cuyo maestro Aristóteles se refiere a estos como “pájaros persas”.

El origen de la presencia de los pavos reales surgió de la iconografía renacentista que unió tanto a Hera y Juno, una simbología que fue puesta en escena por los pintores europeos. 

La Importancia de “El Cuco” Para Heras

Al mismo tiempo la presencia de un pájaro relacionado a Hera de nivel arcaico, fue una señal que la inmensa mayoría de las diosas egeas se encontraban interrelacionadas con su pájaro el “cuco”, muy característico en diversos fragmentos mitológicos evidenciados en el primer cortejo virginal de Hera, y el cual era devenido por Zeus.

hera Diosa

Hera como diosa del matrimonio

Tildada como la diosa matrona “Hera Teleia”, también se caracterizaba por presidir los actos matrimoniales.

Tanto en los mitos como en los cultos se pueden examinar costumbres arcaicas y referencias fragmentarias del matrimonio sagrado experimentado por Hera y Zeus.

Esculturas de Hera

Además, en la zona de Platea se encontraba la escultura de Clímaco con la silueta de Hera sentada como una novia; al mismo tiempo, podía evidenciarse otra obra de Hera como matrona de pie.

¿Dónde se llevaban a cabo los cultos de la diosa Hera?

Según los grandes historiadores de la civilización egipcia, Hera fue la primera diosa a quien los griegos dedicaron un santuario por medio de un templo cerrado con techo, esto fue erigido en Samos en el año 801 a.C. aproximadamente.

Con el paso de los años, este fue sustituido por el Hereo, caracterizado por ser unos de los más grandes templos griegos construidos en la historia.

A la par fueron fabricándose diferentes templos en dicho lugar, sin embargo, las evidencias encontradas son muy confusas.

Establecimientos de Templos en Homenaje a Hera

El templo de Samos fue desarrollado por el escultor y arquitecto Roico, y lamentablemente destruido entre el 570 y 560 a.C., lo que conllevó a que fuera desplazado por el templo de Polícrates para los años 540 y 530 a.C.

Cabe destacar, que en alguno de los templos existió un bloque de 155 columnas. Así mismo, no se pueden obtener evidencias de la utilización de losas en el templo, una situación que abre interrogantes sobre si la estructura fue concluida o estuvo abierta al aire. 

¿Cómo era la relación entre Hera y Zeus?

A través de la “Ilíada” Homero hacia una descripción fenomenal sobre la delicada relación existente entre Hera y Zeus.  Durante mucho tiempo Zeus era denominado como “Zeus de Hera”, como un tratamiento que Homero hacía del dios de una forma despectiva y poco respetuosa.

Sin embargo, en los mitos Hera podía mostrarse como una mujer que en gran parte de su tiempo se proponía ejecutar venganzas contra las llamadas “ninfas” quienes solían ser seducidas por su esposo. Y por tanto Hera era representada en un segundo plano.

Se la representa como una deidad del matrimonio y por tanto con el objetivo de mantener su relación con Zeus, sirviendo así de modelo a la sociedad helénica

hera mitología griega

El mito de la ninfa Eco

Teniendo en cuenta la reelaboración urbana asociada al mito de “Las metamorfosis” de Ovidio, en mucho tiempo una ninfa con el nombre de Eco se encargó de distraer a Hera de las aventuras de Zeus con el don de hablarle de manera incesante.

Al descubrir el engaño, Hera condenó a Eco a pronunciar únicamente las palabras de los demás. 

Hera y Herácles

A Hera en su vida le toco ser madrasta y al mismo tiempo enemiga de Heracles, quien llego a tener la denominación de “gloria de Hera” como un homenaje a la mujer.

Heracles fue considerado el héroe que estableció los hábitos olímpicos en Grecia, por encima de figuras como Perseo, Cadmo o Teseo.

Al suceder el embarazo de Heracles por medio de su madre natural Alcmena, Hera intentó que el niño no naciera atando las piernas de Alcmena con nudos.

Sin embargo, sus planes fueron frenados por Galantis, quien era la sierva de Alcmena y consiente de lo que sucedía le dijo a Hera que Heracles ya había nacido. Posteriormente, Hera se vengaría de la sierva convirtiéndola en comadreja.