Saltar al contenido

Cronos, el dios del tiempo y padre de los principales dioses

dios cronos

El Dios Cronos es el señor de la primera generación de Titanes que surgió de Gaia y de Urano. Su rol es principal dentro de la mitología griega debido a que su posterior unión con su hermana, Rea dio fruto a los dioses principales para la cultura helena. 

La historia principal cuenta que por orden de Gaia, Cronos castró a su padre Urano para luego apoderarse de su trono como parte de la edad dorada de la mitología griega. Finalmente, y por una predicción del mismo Urano, sería luego derrotado por sus propios hijos en lo que se conoció como la Guerra de Titanes, acabando encerrado en el Tártaro. 

Aunque, tal como seguro sabes, las historias y leyendas griegas tienen todo tipo de versiones. La del Dios Cronos no es una excepción a la regla. Pero para que tú no tengas duda alguna en cualquier pregunta, aquí encontrarás lo que tienes que saber sobre esta deidad. 

Historia de Cronos

La historia de Cronos comienza en la Teogonía de Hesíodo según el cual, desde su nacimiento, este sintió desprecio hacia su propio padre Urano. No obstante, también se dice que Gea, hastiada de que Urano mantuviese a los hijos que juntos tenían, cautivos en el seno de ella decidió ordenarle a uno de ellos que era el momento de matar a su padre. 

En ese momento, además de Cronos, también yacían Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto, Tía, Rea, Temis, Mnemósine, Febe, Tetis, los Cíclopes y los Hecatonquiros. No obstante, el primero de esos dioses fue el único que aceptó la orden y con una hoz de pedernal creada por la Tierra terminó castrándolo.  

De la sangre restante surgieron nuevas figuras como la de los Gigantes, las Erinias y las Melias. Luego, cuando parte cayó en el mar, surgió la diosa Afrodita. Hasta que, finalmente, Urano terminó profiriendo una leyenda en la que le vaticinaba al propio Cronos que también sería derrotado por su propio hijo. 

Si bien Crono logró encerrarlo en el Tártaro, junto a los Hecatónquiros y los Cíclopes, para luego tomar su trono junto a su hermana Rea como esposa, no pudo olvidar el vaticinio de su derrotado padre. 

mitologia cronos

Más de Cronos en la mitología griega

La segunda leyenda que persigue a Cronos dios es la que posteriormente protagonizó junto a Rea y su propia descendencia. El recordado Cronos dios del tiempo jamás pudo olvidar lo que Urano le había pronosticado por lo que decidió devorar a los hijos que empezó a tener con Rea. 

Deméter, Hera, Hades, Hestia y Poseidón fueron sus primeras víctimas. Tan pronto como nacían, se los tragaba vivos. No obstante, un día Rea decidió poner fin a la tragedia y cuando nació su sexto hijo, Zeus, le pidió a su madre, la Tierra que pensara en un plan para salvarlo. 

Fue así como dispusieron que Rea diese a luz en secreto a Zeus en la isla de Creta. Luego, decidió engañar a Crono, dándole una piedra envuelta en pañales. Sin desconfianza alguna, este se la tragó pensando que era su hijo, pero el verdadero Zeus yacía escondido en la cueva del monte Ida.

Fue ahí donde poco a poco creció, siendo criado por una ninfa de nombre Amaltea. También, la leyenda cuenta que en sus primeros años dentro del lugar vivían los Curutes o bailarines armados quienes aplaudían cuando el niño lloraba para que Cronos no se diera cuenta de su existencia. 

Finalmente, cuando Zeus tuvo suficiente edad, la Tierra le confirió una misión: acabar con su propio padre. Esta le dio un veneno que tenía como fin hacerle vomitar a sus hermanos. Cuando logró tal cometido, se armaron con lo necesario para la guerra de los Titanes, también llamada Titanomaquia

Dada la victoria, encerraron a Cronos en el Tártaro, pero no iría solo. Estos también decidieron hacer prisioneros a Rea, Metis, Epimeteo, Menecio, Hécate, Océano y Prometeo. Finalmente, la Tierra quiso vengar tal osadía, pero nuevamente Zeus logró consagrarse como el más poderoso, siendo luego recordado como dueño y señor de los dioses y los humanos. 

Esposa de Cronos

La esposa de Cronos dios era su hermana Rea. Cronos y Rea cuentan con uno de los legados más dulces de la historia helena. Durante su lugar como reyes de los dioses se conoció que en la Tierra no había leyes ni reglas.

Se dice que, pese a la discordia inicial que tuvo con Urano, con el gobierno de Cronos se dibujó una época de bienestar absoluto pues todos hacían lo correcto y no había inmoralidad alguna. De ahí que el poderío que tuvo Cronos sea recordado como la época dorada de la mitología griega. 

cronos titanomaquia

La edad de oro de los helenos

El primero que reunió lo suficiente para comentar la época de oro de la mitología griega fue el poeta Hesíodo. Sus relatos repasan un tiempo en el que el hombre había vivido un estado ideal, una utopía en la que la pureza y la inmortalidad reinaban gracias a Cronos y Rea. 

El trabajo de Hesíodo que data de mitad del siglo VIII a.C. nos traslada a una época “dorada de estirpe de hombres morales que crearon en los primeros tiempos a los inmortales habitantes del Olimpo”. 

La edad de oro procedió en cuatro eras, llamadas edad de plata, de bronce, de héroes y del hierro. No obstante, en la principal yacen las raíces del pensamiento griego que tenía como fin seguir “alimentando los sueños de los que por diversas razones rechazan el mundo en que viven.”

En esta etapa no había ni guerra, ni trabajo, ni vejez, ni enfermedades pues todos terminan falleciendo en un sueño tranquilo. Además, la Tierra daba todo lo necesario para las necesidades básicas por lo que los conflictos eran desconocidos. “Las personas de la raza de oro llevan una vida tranquila y feliz.” 

El mito de Cronos según Platón

De cualquiera de los otros mitos de Cronos, este es quizás el más noble de todos. Es una historia que no solo se recoge en una oportunidad. De acuerdo al diálogo político de Platón, la historia de Cronos dios griego se caracteriza porque:

“No había en absoluto constitución, ni posesión de mujeres ni de niños, porque desde el seno de la tierra es de donde todos remontan a la vida, sin guardar ningún recuerdo de sus existencias anteriores”.

En su lugar, los árboles daban frutos y existía una vegetación tan hermosa como generosa. El poder de Cronos dios se caracterizó por la prosperidad consagrada de la Tierra y la plena libertad.

“Los hombres vivían frecuentemente al aire libre, sin cama ni vestidos, ya que las estaciones eran de un clima tan agradable que no les ocasionaban molestias, y sus lechos eran nobles entre la hierba que crecía en abundancia”.