Saltar al contenido

Artemisa, la diosa virgen de la caza

artemisa

La diosa Artemisa es en la mitología griega la deidad de lo salvaje, los animales, la noche, la caza y la luna. Se mantiene siempre virgen como petición a su padre Zeus, quien la obsequia con un séquito de ninfas y doncellas.

La diosa Artemisa: características

Para la mitología griega Artemisa o Ártemis fue una de las deidades de mayor reconocimiento en la Antigua Grecia. Considerada la diosa helena de los animales salvajes, el terreno virgen, la que traía y aliviaba las enfermedades de las mujeres y la encargada de los nacimientos, la virginidad y las doncellas.

Artemisa fue hija de Zeus y Leto, melliza de Apolo e integrante del panteón de los doce dioses olímpicos.

Artemisa diosa de la caza

Por lo general suele representársele como cazadora diosa griega que tiene en su poder un arco y las flechas, para Artemisa el ciervo y el cipres las tenía consagradas. Según lo estudiado por diversos investigadores, afirman que la diosa era una natural pregriega.

Para Homero la figura de Artemisa la define como “Artemisa del terreno virgen, Señora de los Animales”; el mismo Homero, la describe en la Ilíada como una de las rescatadoras junto a Hermes de Ares, quien se encontraba encadenado por los poderosos gigantes ctónicos.

Artemisa en Grecia y otras deidades femeninas de la luna

Con el paso del tiempo la diosa Artemisa fue vinculada como ayudante en la realización de los partos, con lo cual recibió el seudónimo de “Selene”; esta denominación hacía referencia a una titánide que era conceptualizada como la diosa griega de la luna.

Del mismo modo, Artemisa fue interrelacionada con la diosa romana Diana, con Artume de origen etrusca, y por ultimo con la primigenia deidad griega, Hécate.

Diosa de la caza

El nacimiento de la diosa Artemisa

El nacimiento de la diosa Artemisa en la mitología griega tiene diversas variantes. La mayoría cuenta que era hija de Zeus con Leto y hermana melliza de Apolo.

Según lo afirmado por Calímaco, Hera al verse furiosa y resentida por la infidelidad de Zeus con Leto, prohibió de manera contundente que esta última embarazada diera luz tanto en tierra firma (continente) como en cualquier isla.

Desde las profundidades del mar surgió la isla de Delos, una isla flotante para que Leto pudiese dar a luz sin desobedecer a Hera

Orión y Artemisa: ¿una historia de amor?

Orión se caracterizaba por ser un fabuloso cazador, que desarrolló diversas aventuras y fue empleado por el rey Oenopión para que asesinara a las bestias que estaban azotando a los pobladores de la isla de Chios.

Se decía que se dedicaba a perseguir a las bestias tanto en el Hades como en los cielos.

En algún momento Artemisa y Orión lograron conocerse en la isla de Creta, cuando este se encontraba cazando acompañado de su amigo fiel el perro, Sirio.

¿Por qué Apolo destruyo la relación entre Artemisa y Orión?

Cuando Artemisa y Orión se conocieron comenzaron a pasar largas horas cazando juntos, motivo por el que la diosa dejó descuidadas sus tareas. Por eso, Apolo, su hermano, molesto porque la Luna ya no iluminaba las noches decidió deshacerse de Orión.

Otro de los motivos por el que el dios de la luz quisiera deshacerse de Orión podía ser el hecho de que era un simple mortal.

Con lo cual decidió acabar con la vida de Orión por medio de un gigantesco escorpión.

Pero el plan elaborado por Apolo mandando al escorpión había fallado rotundamente, debido a que Orión con ayuda de su perro Sirio logro escapar hacia el mar.

Al suceder esto, Apolo conociendo las destrezas con el arco que caracterizaban a su hermana Artemisa, decidió engañarla con el objetivo que fuera ella la encargada de asesinar a Orión. 

Apolo desafió a Artemisa que ubicara un objetivo apenas visible con su flecha, esto con el fin de que demostrara sus habilidades con el arco.

La diosa Artemisa cayó en la trampa y su flecha impacto a Orión, matándolo instantáneamente en el momento en que nadaba hacia la isla de Delos.

artemisa diosa

El Origen de la Constelación de Orión

La diosa Artemisa no pudo descubrir su error hasta que el cuerpo de Orión llego flotando a la orilla, generando la tristeza y la desolación durante varios días.

Posteriormente, Artemisa enviaría los cuerpos de Orión y su perro Sirio a las estrellas, ocasionando el nacimiento de la constelación de Orión y la estrella Sirio respectivamente.

El mito de Artemisa y Calisto

Calisto era una cazadora que pertenecía al séquito de las doncellas de Artemisa. Por lo que había prometido no mantener relaciones sexuales con un varón.

Sin embargo, Zeus se enamoró de ella y para cautivarla decidió transformarse en Artemisa. De este modo logró dejarla embarazada.

Por sus celos Hera decidió transformar a la joven en una osa.

Artemisa como Diosa Romana

En la mitología romana a Artemisa se le conocía como Diana, quien era la diosa virgen de la caza, cuidadora de la naturaleza y de la Luna.

Desde sus orígenes Diana se estableció como una diosa asociada a la caza, íntimamente relacionada a los animales y a las tierras salvajes. Posteriormente, se transformó en la diosa de la Luna, originando el remplazo de su predecesora Luna y posicionándose como un emblema de la castidad.